Vicky Santa Dendro

El arte de amargarse la vida

El Arte de Amargarse la Vida

“No hay nada más difícil de soportar que un par de días buenos”

Apartes del libro “El arte de amargarse la vida” Paul Watzlawick

Con excepcional humor, Paul Watzlawick nos confronta.

¿Es realmente cierto que usted quiere vivir feliz y tranquilo?

Probablemente no.

Entonces, he aquí una guía para que aprenda a amargarse a propósito.

Publicaciones Recientes

Sea fiel a usted mismo

Sea fiel a usted mismo

Los amargados experimentados se aferran a la convicción de que no hay más que una opinión correcta: la propia.

Se convierten en el espíritu de la contradicción. No contradecir a otros ya sería traicionarse.

El resultado es un estado de desdicha que no tiene igual.

Cuatro ejercicios con el pasado

1. La sublimación del pasado: hasta un principiante puede ver el pasado con el filtro de : “todo pasado fue mejor.”

Así tendrá una fuente inagotable de infelicidad.

Uno de tantos ejemplos, el rompimiento de una relación amorosa. Resístase a lo que le insinúe su razón, su memoria y sus amigos bien intencionados de que usted no sabía cómo salirse de ese infierno.

Déjese guiar por esta reflexión lógica: “si la pérdida es tan infernalmente dolorosa, que delicia celestial no será el nuevo encuentro”.

Apártese de sus amigos y este atento a cualquier comunicación. Si la espera se vuelve demasiado larga, la experiencia aconseja iniciar otra relación idéntica a la anterior en todos sus detalles.

No hay nada más difícil de soportar que un par de días buenos
La mujer de Lot

2. La mujer de Lot: otra ventaja de aferrarse al pasado es que no deja tiempo para ocuparse del presente.

Siga el comportamiento ejemplar de la mujer de Lot quién no soltó el pasado y quedó convertida en estatua de sal.

3. Ahora ya es demasiado tarde – Ahora ya no quiero: si se equivocó y ahora carga con la culpa, piense que es demasiado tarde. Ya usted no puede hacer nada para cambiar.

No le queda más que seguir repitiendo el error.

Si tiene a quién echarle la culpa de lo que ocurrió, ¡pues tanto mejor! Podrá ser una víctima.

“Yo soy así porque mi familia, mis padres, mi esposa, mis hijos, la sociedad…o cualquier otra fuerza mayor”

Lo que nos causaron fue tan grave que la simple insinuación de que usted puede poner algún remedio ya es una ofensa para el amargado experimentado.

Ahora ya es demasiado tarde
Persuádase a usted mismo

4. Persuádase a usted mismo de que todo está en su contra y evidenciará todo lo desdichado que puede llegar a ser:

Realice el siguiente ejercicio.

Seguramente usted ya ha notado que los semáforos tienen la tendencia a permanecer en verde hasta que llega usted, y es entonces precisamente cuando pasan de amarillo a rojo.

Si usted resiste a los influjos de su razón que le sugieren que usted se encuentra tantas veces en semáforos rojos como verdes, el éxito está garantizado.

Muy pronto usted evidenciará lo de malas que es.

Seguramente unos poderes enemigos hacen de las suyas contra usted, sin importar donde se encuentre.

Continuación del ejercicio.

Si usted no conduce carro, realice el mismo ejercicio mientras hace cola en el banco o en cualquier oficina.

Descubra que siempre la cola más lenta es donde usted está.

Por su puesto estos ejercicios funcionan si usted no hace comprobaciones.

Busque otros maravillosos ejercicios para amargarse la vida en el libro.

Cuatro ejercicios con el pasado
De como evitar un problema a fin de que perdure

De como evitar un problema a fin de que perdure

¿Ha notado los peligros que hay en el mundo? Son millones de peligros los que hay.

Uno puede lesionarse con los cuchillos, por consiguiente, hay que evitarlos; los pomos de las puertas están realmente cubiertos de bacterias. ¿Quién sabe, si a la mitad del concierto sinfónico no se sentirá la necesidad urgente de ir al lavabo, o si al asegurarse de haber cerrado bien la puerta de casa no la habrá dejado abierta por equivocación?

Para esto, el hombre razonable aplica el sentido común a este problema parcial: evita los cuchillos, abre las puertas con el codo, no va al concierto y se cerciora cinco veces de haber cerrado realmente la puerta.

De todos modos, la condición es que poco a poco uno no se acostumbre y no pierda de vista el problema.

Para ilustrarlo, Paul Watzlawick nos trae, entre otras, esta anécdota:

“Una solterona vive a la orilla de un río y se queja a la policía de que unos jovenzuelos se bañan desnudos delante de su casa.

El inspector manda a un subalterno que diga a los chicos que no se bañen delante de la casa, sino río arriba donde ya no hay casas.

Al cabo de unos días, la dama llama de nuevo por teléfono: los jóvenes nadan todavía al alcance de la vista. El policía vuelve y los manda más arriba.

Unos días después, la señora indignada acude otra vez al inspector y se queja: «Desde la ventana del desván todavía puedo verlos con unos prismáticos.»

Uno puede preguntarse: ¿Qué hará la dama, cuando finalmente ya no pueda ver a los chicos desde su casa? Tal vez dará un paseo río arriba, o tal vez le baste la seguridad de que en alguna parte hay quien se baña desnudo.

Lo cierto es que seguirá dando vueltas a la idea.”

De como evitar un problema a fin de que perdure
Profecía auto cumplida

Profecía auto cumplida

En el periódico de hoy, su horóscopo le advierte (y también aproximadamente a 300 millones más que nacieron bajo el mismo signo del Zodíaco) que usted puede tener un accidente.

En efecto, a usted le pasa algo.

Atraemos con nuestro comportamiento, justo lo que evitamos.

Por tanto, esta recomendación para amargarse de la mejor manera es simple.

Basta la sospecha, con o sin fundamento que otros hablan a sus espaldas o se burlan de usted.

El sentido común le sugiere no fiarse de los otros.

Sólo hace falta esperar un poco para que compruebe los cuchicheos y burlas.

La profecía se ha cumplido.

Las profecías autocumplidas crean una determinada realidad casi como por magia.

Cuanto más una nación se siente amenazada por la nación vecina, más aumentará su potencial bélico, y la nación vecina, a su vez, considerará urgente armarse más. Entonces el estallido de la guerra (que ya se espera) es sólo cuestión de tiempo.

Si un número suficiente de personas cree un pronóstico que dice que una mercancía determinada va a escasear o a aumentar de precio (tanto si «de hecho» es verdad como si no lo es), vendrán compras de acaparamiento, lo que hará que la mercancía escasee o aumente de precio.

Profecía auto cumplida
¿Tuvo algún efecto esta lectura de la primera parte del libro El arte de amargarse la vida?

¿Tuvo algún efecto esta lectura de la primera parte del libro El arte de amargarse la vida?

Paul Watzlawick.El arte de amargarse la vida. Ed. Herder, S.A, Barcelona: 1983

Ilustraciones: -Pinterest -Carlos E.Santa